Mayo 27, 2024 [G]:

Las 'Estéticas' negocian con la autoestima de la gente y arriesgan vidas

Médicos sin especialidad toman el puesto de un cirujano plástico. Centros estéticos sin autorización ofrecen tratamientos peligrosos. Los pacientes quedan con graves secuelas. O mueren


Viernes 19 de Abril de 2024, 10:45am






-

María Robles (nombre ficticio), una joven de 25 años, buscaba mejorar la apariencia de su rostro con la reducción del volumen de sus mejillas. Entusiasmada por cómo se vería, decidió someterse a una bichectomía con el fin de lograr una mandíbula más definida. Para ese procedimiento acudió a un consultorio dental que ofrecía este tipo de intervenciones. Ella no se preocupó por las condiciones del consultorio ni por la especialidad médica, confió en el odontólogo.

El día de su intervención, el odontólogo le aplicó anestesia local en el sector donde se iniciaría el procedimiento. Primero en el lado derecho, pero la zona empezó a sangrar y no se pudo continuar con la extracción de grasa que es lo que hay en las mejillas. María no aguantó el dolor, la cirugía fue paralizada y no se tocó el lado izquierdo.

Después de la mala praxis, María acudió donde la cirujana plástica, Alejandra Peláez, certificada por la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, quien reparó el daño ocasionado en el rostro.  Afortunadamente, el caso no llegó a mayores, pero la joven quedó con una cicatriz en lado derecho de su rostro. Al igual que este caso, la profesional atendió muchos otros. Los jóvenes buscan información en redes sociales, caen ante falsos cirujanos plásticos y son víctimas de una mala praxis. “Atendí a varias. Las pacientes jóvenes buscan en redes sociales más por el precio que por la seguridad. (Las estéticas) ofrecen tratamientos muy baratos con relación a lo que va a cobrar un cirujano plástico”, explica la especialista.

EN EL QUIRÓFANO

El especialista Dario Suárez Oyhamburu, cirujano plástico de Santa Cruz, certificado por la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, explica que este tipo de procedimientos debe realizarse siempre en un quirófano, con la presencia de un anestesiólogo y personal médico necesario. “En mi equipo de cirujanos plásticos somos tres y habitualmente entramos dos en cirugías menores o medianas”, complementa. En las ofertas comunes de estética, los estafadores trabajan fuera de una sala de cirugía o sin los respaldos necesarios.

Hace más de cuatro años en Santa Cruz Nataly Céspedes tenía previsto realizarse un cambio de prótesis mamaria, pero la enfermera Vanesa Justiniano le ofreció una lipoescultura a muy bajo costo. Ella aceptó, pero en plena cirugía le perforaron una arteria renal y murió el 27 de diciembre de 2019. El profesional era un médico general sin especialidad.

“No pueden ir a un dentista que ofrece a bajo precio una bichectomía con anestesia local, con todos los riesgos que esta cirugía en estas condiciones representa o ir a un spa médico y someterse a una lipoescultura o como ellos llaman una lipoescultura localizada, una minilipo, una lipoaspiración. Estos son procedimientos invasivos que no pueden ser realizados en áreas inadecuadas”, señala Suárez.

Hoy, cada vez más mujeres, cada vez más hombres buscan verse mejor. Está en boga el ‘hacerse un tratamiento’ para tener una mejor autoestima. Por eso aumenta la demanda por estas cirugías y a la par la proliferación de publicidad engañosa de centros estéticos que ofrecen estos procedimientos. “El aumento de la demanda de procedimientos estéticos, impulsado por la creciente importancia de la apariencia física en la sociedad actual, ha creado oportunidades comerciales”, explica la presidenta de la Sociedad Boliviana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva, Ana María Gil Rivero.

Otro de los factores para la proliferación de estos negocios son los avances tecnológicos y técnicas menos invasivas, que permiten procedimientos más accesibles. Y eso hace que los centros de estético asuman que pueden hacer el trabajo de los cirujanos plásticos. “Los esteticistas no están capacitados para ningún procedimiento invasivo, el tener cursos de horas u días de duración no los capacita para procedimientos quirúrgicos y menos realizarlos en centros que no cuenten con las normas básicas de seguridad”, explica Gil.

USURPACIÓN DE PROFESIÓN

Últimamente, muchos odontólogos ofrecen procedimientos estéticos, como bichectomías, liposucción de papada, las denominadas armonizaciones orofaciales. Todas esas intervenciones las hacen en sus consultorios odontológicos, “con muchas complicaciones que dejan secuelas definitivas y que deben ser resueltas por cirujanos plásticos”, lamenta Gil.

También se ofrecen estos servicios en consultorios de bioquímicos, otorrinos y médicos generales. “Están avasallando las atribuciones de la cirugía plástica”, denuncia el cirujano plástico, Orlando Arriagan Cuellar, jefe del servicio de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva del Hospital Univalle de Cochabamba.

“Los falsos cirujanos hacen propaganda indiscriminada en los medios de comunicación. (…) Hay una proliferación engañosa de los procedimientos quirúrgicos. Todo lo que se muestra en redes sociales responde a intereses de otra gente que no son cirujanos plásticos”, explica Arriagan. Ofrecen una ‘minilipo’, ‘lipoaspiración y rinoplastia sin cirugía’, complemente el cirujano plástico Juan Pablo Quiroga Cuellar, que es médico en el servicio de quemados del Hospital del Niño Manuel Asencio Villarroel de Cochabamba. Y alerta que dicho procedimientos publicitados no existen.

“La rinoplastia sin cirugía no existe, porque la realizan en un consultorio. Eso al paciente le cuesta mucho más barato que ir a un hospital acreditado y bueno, lo barato cuesta caro”, precisa Quiroga.

Muchas personas de entre 15 a 45 años buscan someterse a este tipo de intervenciones por influencia de las redes sociales. No toman precauciones. No buscan orientación profesional y al final “les filtran silicona líquida de uso industrial, que compran en las ferreterías. Los infiltran a los glúteos y senos”, denuncia Arriagan

Los profesionales consultados por la revista Oxígeno coinciden en señalar que un especialista no va a acudir a las redes sociales para ofrecer sus servicios y que un tratamiento de estética no puede hacerse en cualquier consultorio. Si o sí es practicado en un quirófano.

¿EL PRECIO DE UNA CIRUGÍA?

La pregunta principal que realiza la gente interesada en este procedimiento es: ¿cuánto es el costo?, cuando debería primar, ¿quién será el cirujano que me operará?  En otras palabras, el precio es un factor que influye en la decisión a la hora de considerar los procedimientos estéticos. Según la cirujana Gil, esta realidad es “aprovechada por los denominados médicos estéticos y peor aún gente que ni siguiera es médico que está incursionado en este campo”.

“Es crucial priorizar la calidad y la seguridad sobre el costo, ya que la experiencia y la capacitación del profesional, así como las instalaciones adecuadas, son fundamentales para obtener resultados satisfactorios y minimizar riesgos. Es de vital importancia la investigación de estos centros antes de someterse a cualquier procedimiento estético”, recomendó Gil.

//

.