Julio 16, 2024 [G]:

Cacho Ordoñez, el padrino de una gigante familia

La carrera de Cacho Ordoñez se inició en la década de los 70. Hoy continúa vigente y al frente de dos programas informativos que muestran la inseguridad ciudadana en las ciudades de Bolivia. Cacho es un folclorista consumado.


Miércoles 19 de Octubre de 2016, 1:15pm






-

cacho.ordonez.jpg

Cacho Ordoñez en la cabina de Radio Metropolitana (Luis Gandarillas)

La Paz, 19 de octubre (Rosío Flores, Urgentebo.com).- Una trilogía que ha construido en la vida hizo que Cacho tenga una enorme familia. Y no hay señales de que aquello se detenga; por el contrario, el Compadre del Telepolicial está muy orgulloso. Wilfredo Ordoñez es comunicador, folclorista y es parte de un matrimonio sólido; tres pilares que hicieron de él un personaje respetado.

Gracias a aquello, Cacho y doña Bertha Mancilla son padrinos de al menos 50 familias. Ahijados de matrimonio, de bautizo, de bachillerato o hasta de título profesional, se suman a los tres hijos del matrimonio Ordoñez Mancilla.

Vecino del barrio del Gran Poder (allí donde nació la fiesta Mayor de Los Andes), Ordoñez es un hombre que vive y recuerda los principios transmitidos por sus padres y abuelos. Y a ellos se suman los valores del matrimonio que ya disfruta de dos nietos.

“Por los años vividos y por la conducta demostrada, me considero una pareja ejemplar. Mi matrimonio se conservó por la educación que nos dieron nuestros padres y abuelos. El amor que sentimos el uno por el otro es el motor que nos mantiene unidos”, dice Ordóñez, parte fundamental del Sistema RTP, creado por el fallecido Carlos Palenque.

El timbre de su voz ha sido una bendición para él. En la lejana década de los 70, grabó una cuña publicitaria. Y de inmediato fue invitado a trabajar como locutor de noticias en radio Nacional. Luego pasó a Continental y a Nueva América, entonces, la de mayor audiencia.

Desde 1983 es miembro de la familia RTP, iniciándose en Radio Metropolitana, gracias  una invitación que le hizo Carlos Palenque.  Y nunca olvidará que el conocido Compadre le ofreció una remuneración más alta a la que él ganaba.

Perú es un destino que le marcó la vida, pues en un viaje al vecino pais, le llamó la atención y compró un periódico de crónica roja, “Ojo”. A su regreso a La Paz le propuso a Palenque desarrollar un noticiero de hechos policiales. Así nació el Metropolicial. “No fue fácil emprender el proyecto por las críticas de otros medios de prensa debido al contenido y las fuentes no querían hacer declaraciones”.

Marcó un hito y años después, en 1987, nació El Telepolicial, como el primer programa de crónica roja y desde el cual se mostraba y se pone en evidencia la inseguridad en La Paz.

Desde ambos espacios uno de los hechos más crudos que le tocó cubrir fue la violación y el asesinato del niño Álvaro Tavera. “Sentí impotencia, dolor, odio contra el autor de ese hecho. Fui al entierro de Alvarito y no pude evitar derramar lágrimas”, señaló.

Su pasión por el folclore es  el otro pilar de la trilogía de su vida. Por ello recuerda que en los 70 era presentador de la fraternidad Bolivia Andina, que llegó a hacer visitar por Europa y Estados Unidos. Por buenos años fue solo el presentador como era el animador de bandas de música, en especial para las grabaciones de discos, incluso para grupos cristianos.

Sin embargo, la emoción de visitar otros países le llevó a las filas de los danzarines, lo que fue seguido por su esposa, cuando una de las componentes no pudo participar en el grupo por problemas de salud. Hoy no sólo es vecino del Gran Poder, también es popular integrante de una fraternidad de morenada.

.