Abril 16, 2024 [G]:

‘Los viejos soldados’: Jorge Sanjinés revive los desencuentros en la Guerra del Chaco


Lunes 19 de Febrero de 2024, 6:30pm






-

Cochabamba, 19 de febrero (Opinión).- La última producción del cineasta boliviano Jorge Sanjinés (La Paz, 1936) retrata un escenario de desencuentros entre soldados bolivianos y paraguayos, en medio de “una guerra que no debió ser” y diferencias de clase marcadas. El filme ‘Los viejos soldados’ se estrenará en cines nacionales este 29 de febrero.

El pasaje de la historia boliviana que Sanjinés eligió para su última producción cinematográfica es la Guerra del Chaco (1932 – 1935), destacado -como suele ser característico en sus contenidos- reflexiones en el ámbito social en cuanto a las clases, la educación y las aspiraciones de las personas de la época; muchas de las cuales persisten hasta hoy.

El director de fotografía fílmica, César Pérez, destaca el carácter profundo reflejado en las historias plasmadas en esta cinta, que tuvo su estreno mundial en el 43 Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba, en diciembre de 2022, y fue galardonada en el pasado XIII Festival Internacional de Cine de Santa Cruz FENAVID, donde la película recibió el Premio del Público a la mejor película.

 “Sabemos hoy que esa guerra fue injusta, porque fue por intereses de dos transnacionales, la petrolera norteamericana Standard Oil que operaba en Bolivia y la anglo-holandesa Royal Dutch Shell que promovía sus intereses por el ‘oro negro’ desde el lado paraguayo. La pretensión era nuestro territorio donde estaban los yacimientos petrolíferos. Esa era la razón de fondo, la ‘sin razón’, en todo caso”, contextualiza Pérez.

En el filme, se evidencia la falta de preparación con la que se enviaba a muchos soldados bolivianos a la línea de batalla. Además de ropa inadecuada y la inadaptabilidad a los climas extremos que aún hoy son severos en el área del Chaco; todo ello sin mencionar que varios combatientes ni siquiera hablaban español.

 “Sebastián, uno de los personajes principales, es de origen aimara, casi no sabe castellano y lo reclutan asaltando su comunidad en el momento en que él se estaba casando. Estaba con su novia, viene el ejército y lo capturan. En cambio, Guillermo, otro personaje central, pertenecía a la clase alta, pero era soldado. Un ‘señorito soldado’. Estas dos diferencias señalan los desencuentros que había en el país para abordar un problema de esta naturaleza. Ese es el punto central de la historia, y la diferencia con las otras (historias) que no tratan eso. En ese aspecto, sí se tocan aspectos muy delicados dentro del área boliviana, y son asuntos que indican que el país no estaba integrado por razones de intereses sociales que hasta hoy los tenemos”, destaca.

Pérez relata algunos de los ‘momentos muy crueles’ que se reflejan en la cinta, como una forma de revivir la historia nacional ‘casi de primera mano’.

 “Un soldado que se dispara de casualidad, porque nunca antes había utilizado armas. Se dispara y se hiere en la pierna. Lo acusan de sabotaje y lo ejecutan. Como él no hablaba castellano dice ‘no, se ha salido el fuego’. Eso es lo que le quería decir, pero no le escuchaban y lo mandaron al paredón. Momentos muy críticos y dolorosos hay en el filme”, afirma.

En medio del combate Sebastián y Guillermo cultivan una amistad que perdura con el tiempo, incluso ambos habiendo cambiado sus ocupaciones y ‘status’ de forma voluntaria.

 “En medio de la Guerra del Chaco, Guillermo, un joven burgués, salva de morir a Sebastián, un campesino aimara. Con el tiempo, forjan una amistad. Guillermo se rebela contra su coronel por un comportamiento racista, es juzgado y condenado a la pena de muerte. Guillermo es ayudado a escapar y Sebastián lo acompaña en la huida en medio del Chaco boliviano. Durante el escape, se enfrentarán a las más duras condiciones del lugar, casi llegando a morir por falta de agua. Al llegar a una población, se separan yéndose por caminos opuestos y prometen volver a encontrarse”, relata la sinopsis oficial.

A propósito del filme, el director explica: ‘Los viejos Soldados’ trata del desencuentro en nuestra sociedad boliviana. Desencuentro entre la ciudad y el mundo rural; desencuentro entre habitantes originarios y descendientes blancos y mestizos de los invasores españoles del siglo XVI; desencuentro de culturas, de cosmovisiones, de modos y maneras de ver la Naturaleza, de componer la sociedad. Unos al modo occidental, los otros a su manera ancestral, unos priorizando el yo, otros pensándose primero nosotros, después yo.

Creo que es el desafío máximo que enfrenta hoy la sociedad boliviana. Si ese desencuentro no se resuelve, podría generar un enfrentamiento feroz. Por eso es importante comprender ese desencuentro, escarbar en su origen, en su equívoco, en su peligro.

La película que realizamos intenta generar una honda reflexión sobre ese fenómeno pernicioso que tiene profundas raíces, tal vez tan inmensas que no sea posible desentrañarlas y contenerlas, pero es ineludible intentar sembrar luces, convocar a la fantasía y al amor para resolver ese peligro que acecha si no se lo encara.

///

 

.