Julio 16, 2024 [G]:

Tres mujeres acusan a Donald Trump por "tocamiento inapropiado"

Mindy McGillivray ha denunciado ayer miércoles haber sido víctima de los tocamientos "inapropiados" de los que otras dos mujeres han acusado al candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, al que se le ha vuelto en contra lo que hizo antes del debate en con su rival, Hillary Clinton, cuando llevó a tres mujeres que habían denunciado abusos de Bill Clinton.


Jueves 13 de Octubre de 2016, 9:30am






-

Washington, 13 de octubre (La Información).- A Donald Trump parece que se le ha vuelto en contra lo que hizo antes del segundo debate con Hillary Clinton cuando llevó a tres mujeres que acusaron a Bill Clinton de abusos.  Y tras la publicación del vídeo de 2005 en el que denigraba a las mujeres, la campaña de Trump se está tambaleando.

Mindy McGillivray ha denunciado ayer miércoles haber sido víctima de los tocamientos "inapropiados" de los que otras dos mujeres han acusado al candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, al que se le ha vuelto en contra lo que hizo antes del debate en con su rival, Hillary Clinton, cuando llevó a tres mujeres que habían denunciado abusos de Bill Clinton.

En esta ocasión se trata de una mujer de Palm Beach, en el estado de Florida, a donde llegará el magnate este jueves para celebrar un mitin de campaña.

Al igual que ocurrió con las otras dos mujeres que han denunciado públicamente a Trump por acoso, McGillivray decidió compartir su historia públicamente -tras cerca de diez años- al escuchar al magnate durante el segundo debate presidencial, cuando se disculpó por sus comentarios sobre besar y tocar a mujeres simplemente por el hecho de ser "una estrella" y aseguró que se trataba de "comentarios de vestuario".

Hace trece años en un concierto de Ray Charles

El caso de McGillivray, de 36 años, se remonta a 13 años atrás, cuando durante un concierto de Ray Charles se cruzó con Trump y Melania, con quien todavía no se había casado. Al pasar a su lado, explica al diario local 'Palm Beach Post', notó un golpe en el trasero.

En un inicio creyó que había sido la funda de la cámara de su acompañante, pero al girarse, se topó con la mirada del magnate multimillonario. "¡Donald acaba de tocarme el culo!", le contó a su compañero.

"Y bien, ¿voy a decir algo y montarle una escena, o no voy a hacer nada?", asegura McGillivray que pensó tras el encontronazo con el republicano. "Elegí no hacer nada", explica.

Su acompañante, fotógrafo profesional, ha explicado que no fue testigo del momento del que McGillivray habla, pero ha asegurado que nunca ha tenido ninguna razón para no creer a su compañera.

McGillivray, que ha rechazado la posibilidad de que fuera un choque accidental, ha explicado que dos años antes se encontró con Trump en una fiesta de Nochevieja cuando ella se dirigía al servicio. "Me agarró antes de que llegara a la escaleras. 'Preciosa noche, ¿no?'", ha recordado, imitando el sonido de su voz.

"Tenía un tono desenvuelto, totalmente de flirteo", ha asegurado.

Otras dos mujeres que le acusan de sobrepasarse

Este testimonio se ha publicado poco después de que el diario 'New York Times' entrevistara a dos mujeres que acusaban al multimillonario de haberse propasado con ellas.

Uno de los casos es el de una empresaria que coincidió con el ahora candidato a la presidencia de Estados Unidos en un avión y que, minutos después del despegue comenzó a tocarla. Jessica Leeds ahora tiene 74 años y aseguró al diario neoyorquino que Trump era "como un pulpo". "fue una agresión", dice, para agregar que no denunció los hechos al personal del avión porque en esa época las mujeres de negocio a menudo tenían que soportar esos comportamientos de sus compañeros varones".

El otro es el de una mujer que trabajaba en la torre Trump, Rachel Crooks y que, tras coincidir en una ocasión con el republicano, se presentó y le dio la mano, a lo que el magnate respondió besándola en las mejillas para besarla finalmente en la boca.

Otro de los casos de supuestos abusos ha sido el de la periodista de la revista 'People', Natasha Stoynoff, quien aseguró que se produjo en 2005, cuando hizo una entrevista a Trump y Melania -que entonces estaba embarazada- en su mansión de Florida: "Cuando nos tomamos un descanso para que la muy embarazada Melania subiera al piso de arriba y se cambiara de ropa para más fotos, Donald quiso mostrarme la mansión (...) Entramos solos a la habitación, y Trump cerró la puerta (...) Me giré, y en segundos, él me empujó contra la pared, y metió su lengua hasta mi garganta", aseguró.

Trump dice que es "ficción"

Tras publicarse los testimonios de estas dos mujeres en el diario 'New York Times', la campaña de Trump ha respondido calificando estas afirmaciones de "ficción".

"El artículo entero es una ficción", ha señalado Jason Miller, asesor de comunicación de la campaña del neoyorquino. "Lanzar una difamación coordinada y completamente falsa contra el señor Trump en una cuestión como esta es peligrosa para el 'New York Times'", ha continuado en un comunicado difundido desde su página web.

.