Febrero 22, 2024

Restauran un mural de Alandia Pantoja en Huanuni

Miguel Alandia Pantoja ha sido uno de los muralistas más importantes de Bolivia en el siglo XX. La esencia de su obra es el minero boliviano. El Ministerio de Culturas impulsa la restauración de un mural descubierto en el excampamento de la Mina Huanuni, ubicado en El Alto.


Lunes 23 de Abril de 2018, 1:00pm






-

La Paz, 23 de abril (Urgentebo).- En el ex campamento minero de Milluni, en el municipio de El Alto), el Ministerio de Culturas y Turismo inició los trabajos de restauración del mural del artista boliviano Miguel Alandia Pantoja,  que se halla deteriorado y formaba parte del exteatro Hernán Siles Zuazo.

 “La restauración de la obra que corresponde al muralista y revolucionario social cuyo sujeto histórico es el  minero, se  ejecuta en el marco de la conmemoración del Día Internacional  de  Monumentos y Sitios, con el objetivo de promover la toma de conciencia con relación a la preservación y salvaguarda del patrimonio cultural”, informó Wilma Alanoca, ministra de Culturas y Turismo.

El acto de inicio de obras se desarrolló en la puerta del templo del excampamento, que contó con la presencia del hijo del extinto pintor Sergio Alandia, el historiador Pachi Ascarrunz, artistas plásticos de la UMSA y la UPEA y los comunarios del lugar.

El mural en Milluni fue protegido por los mineros de la represión fascista, después de la masacre de 1965, con otra pared, lo que fue descubierto por el grupo Elefante; un tinglado protegerá la obra artística e histórica de las inclemencias del tiempo, en vista de que la infraestructura del teatro donde está pintado el mural se desplomó.

El hijo del extinto muralista, Sergio Alandia, informó que “el artista no sólo reflejó la lucha revolucionaria de los mineros en sus obras, sino que fue un actor de las luchas del pueblo  boliviano, especialmente en las jornadas de la revolución de 1959”.

RUTA TURÍSTICA

En base a los 12 murales que pintó el artista Miguel Alandia Pantoja que se hallan en La Paz y que incluye su obra descubierta recientemente, el Ministerio “propone la creación de la ruta turística y artística de los murales que están inspirados en la revolución de 1952 y cuyo personaje central e histórico es el trabajador minero”, declaró el responsable de Restauración, Carlos Rua.

El excampamento de Milluni, situado al pie del nevado del Huayna Potosí, que fue escenario del bombardeo por aviones de guerra durante la presidencial del Gral. René Barrientos Ortuño en 1965.

Para el escritor Eduardo Pachi Ascarrunz, Alandia Pantoja -que participó en forma activa en las jornadas para derrotar a la rosca minero feudal en la revolución de abril de 1952- es la expresión artística mayor de la pintura mural en Sudamérica en el Siglo XX, por la robustez y seguridad de los trazos de su pintura y la calidad de sus dibujos en sus cuadros.

“Esa proyección formidable monumental de sus murales, elevó a la pintura boliviana al más alto nivel del arte universal”.

Ascarrunz considera también que el mural que pintó en la pared principal del Teatro Hernán Siles del ex campamento minero de Milluni, lo plasmó en homenaje a los mineros de ese distrito quienes en las jornadas de lucha de abril de 1952 derrotaron a los militares, consumando de esa manera la revolución boliviana.

MURALISTA Y MILITANTE

Alandia Pantoja que militó en el Partido Obrero Revolucionario (POR), fue signado por dos grandes momentos históricos: La Guerra del Chaco (1932-1935) y la Revolución Nacional (1952). En la Guerra del Chaco fue capturado como prisionero de guerra un año.

Combatiente en las calles en las jornadas de abril de 1952, el muralista fue también uno de los impulsores de la creación de la Central Obrera Boliviana (COB) y director de las tres primeras publicaciones del periódico de la COB que se denominó “Rebelión”.

El artista plástico que comenzó a tener amistad con el dirigente de los mineros de Milluni, Natalio Mamani, a partir de las jornadas de lucha de abril, ya que combatieron juntos. Mamani dirigió a los mineros que después derrotar a soldados del ejército, consumaron la revolución. Ahí se inicia la historia del mural que posteriormente pintaría en el campamento minero.

Al igual que los muralistas Diego Rivera y David Siqueiros se inspiraron en la revolución mexicana, el muralista nacido en Catavi (Potosí) en 1914 y que se le considera como un de los pintores sociales de América Latina, se inspiró en la revolución boliviana de 1952. De acuerdo a su hijo Sergio Alandia, muralistas de la talla de Siqueiros, Rivera y Guayasamin, llegaron al país para apreciar las obras de Alandia Pantoja.

PERSECUCIÓN

Por el contenido de sus murales, Alandia y sus obras fueron perseguidos por la dictadura militar del Gral. Barrientos. Dos de sus murales que se hallaban en el Palacio de Gobierno y el Legislativo fueron destruidos y otra de sus obras que estaba plasmada en Catavi desapareció. “Así como las dictaduras militares cometen crímenes de lesa humanidad, el imperialismo comete crímenes de lesa cultura al destruir las obras de arte”, declaró Ascarrunz.

El golpe de Barrientos le valió al artista su segundo exilio y en la ciudad de Lima, Perú, murió en octubre de 1975.

Pintor de murales y de caballete, plasmó obras en ciudades como Buenos Aires, Lima, Santiago, Caracas, San José, La Habana, Ciudad de México y Montevideo, su estética configura uno de los episodios más críticos de la Historia Boliviana y de un segmento de la historia universal. “Los murales de mi padre contenían mensaje político, no eran obras porno de la desgracia social, sino plantean las alternativas y mostraba al sujeto histórico: el minero”, concluyó Sergio Alandia, hijo del artista.

////

.