Julio 24, 2024 [G]:

Mario Guzmán, el inventor de la cocina solar en Bolivia


Miércoles 4 de Octubre de 2023, 4:30pm






-

La Paz, 04 de octubre (Eva Yapura Velasquez).- El ingeniero mecánico Mario Guzmán Ortiz es un apasionado por la energía solar. Dedicó toda su vida al estudio de esta rama de la ciencia. Sus inquietudes traspasaron al campo de acción. En 1979 creó una cocina solar adaptada al altiplano boliviano con el fin de proponer un sistema de cocción de alimentos sin el compromiso del uso de energéticos comerciales. Hoy llama a la reflexión para emplear esta modalidad para evitar la deforestación. Relata al semanario El Compadre los detalles de esta temática.

Aún con fuerza y con firme preocupación por el medio ambiente, Ortiz, sentado en el sillón de su hogar, relata los inicios de su historia profesional. En 1965, hace 58 años, egresó de la carrera de Ingeniería Mecánica de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y no tardó tiempo en mostrar sus conocimientos adquiridos en la academia para proponer soluciones que sean amigables con la madre tierra.

“He comenzado los estudios de energía solar tan pronto egresé de la Facultad de Ingeniería. Fui acogido por el doctor Ismael Escobar en el laboratorio de energía la UMSA y con los auspicios de la academia nacional de ciencias para ser el encargado de los estudios de energía solar porque yo solicité información”, contó el experto agradeciendo a Escobar, quien lo acogió “paternalmente”.

Para obtener su título provisional nacional, realizó un proyecto de grado titulado: El aprovechamiento de la energía solar en Bolivia. Identificó un problema y buscó las propuestas para atender una necesidad. “En los sectores rurales del altiplano boliviano es muy restringido y tiene un costo elevado la oferta y disponibilidad de energía sea en forma de electricidad o derivados de hidrocarburos. Asimismo, es insuficiente de la biomasa disponible susceptible de utilización como combustible”, explica Guzmán.

Con el paso del tiempo y como resultado del estudio teórico, análisis y evaluación de los sistemas solares, el ingeniero logró diseñar la construcción de un prototipo de cocina solar adaptada a las características y latitudes del altiplano boliviano, de 15° a 23° al sur. La invención es una “caja térmica solar” que en su interior produce el efecto invernadero elevando la temperatura interior a niveles de varias decenas de grados centígrados, muy por encima de la temperatura ambiente.

“En 1961 se publicó el primer informe de energía solar en el país. Luego seguí los estudios con la presentación de mi proyecto de grado hice actividad de docente en las energías renovables y hasta el presente colaboro con muchos tesistas y escribiendo artículos de energía solar que los vengo publicando regularmente”, dijo el entrevistado.

Si bien el invento es pensado y adaptable para las zonas rurales del país, puede ser también utilizado en las zonas urbanas. Es lo que ocurre en la casa del innovador, ya que en la terraza de una casa en Següencoma tiene una cocina solar, que con el paso del tiempo el producto pasó por varias modificaciones de acuerdo a las necesidades que veía por conveniente el ingeniero Mario.

“Esta cocina tiene 30 años de caducidad, cada vez se le hizo modificaciones, por ejemplo, le pusimos ruedas aparatos antes no tenía, antes los espejos eran fijos, ahora son móviles”, cuenta. El costo es óptimo comparado con los productos ofrecidos por las grandes industrias, Bs 1.000. Sin embargo, el ingrediente que debe tener el interesado que adquiera este tipo de cocina es la paciencia, usualmente, de acuerdo al especialista los alimentos tardan un poco más en cocer.

Antes cuando existía el Ministerio de Industria y Comercio en el país, a Guzmán se le otorgó el goce y exploración del invento denominado “cocina solar”, después de una labor con trámites legales.

40 AÑOS DE DEDICACIÓN A LA DOCENCIA

En su vida, el apasionado por la ingeniería mecánica en descubrió otra pasión, la docencia, que ejerció por cuarenta años, la entrega y su compromiso fueron dos valores que lo caracterizaron de acuerdo a los relatos de sus hijas. Después de haber culminado esta etapa de su vida en las aulas universitarias, a pesar de que tiene la opción de descansar, él con mucho gusto recibe hasta ahora a tesistas interesados en la energía renovable para colaborarlos.

Con un poco de alegría y inquietud expresa: “hoy hay varias universidades que están ingresando formalmente a estudio de energías renovables, sin embargo, la preocupación es universal, la prensa nos está informando cada vez de los efectos negativos y peligrosos, si no hacemos el cambio oportuno de fuente energética”.

“El conocimiento se comparte”, es una de las frases de Mario que lo acompaña hasta el día de hoy por eso aún sigue invitando a los que fueron sus estudiantes y a jóvenes para que él les dé una guía sobre esta preocupación. “Se debe evitar las catástrofes que estamos enfrentando”, opinó.

En la misma línea, llamó a las autoridades y a los medios de comunicación a la reflexión, “no se nota una actividad positiva del gobierno. Esperamos que nuestro país esté encaminado dentro de la tecnología y requerimientos actuales de energía renovable. También esperamos la pronta difusión de las innovaciones de los jóvenes”.

TODOS PUEDEN AYUDAR A LA ENERGÍA RENOVABLE

Recordando los inicios de su proyecto de grado, Guzmán reafirma su posición para que se impulse el uso de cocinas solares en las áreas rurales. “En el momento que haya una escasez de combustibles en lugares rurales (la energía solar) nos sirve para preparar todo tipo de alimentos, el arroz cuece bien rápido, las papas, la carne y todas las sopas”, explicó.

Por otro lado, la deforestación golpea al territorio boliviano y cada año con más fuerza. Una de las salidas que plantea el especialista es la implementación de “(las cocinas solares) porque no consumen energía y evitan la deforestación, lo que sí es que hay que tener un poco de manejo con paciencia para cocinar cualquier tipo de alimentos. El precio se justifica porque no consume nada de energía”.

El ingeniero también afirma que pequeñas acciones pueden contrarrestar el cambio de iluminación- Por ejemplo, “se deben usar lámparas led, obtenemos un resultado óptimo, obviamente que cuesta un poco más caro pero el efecto es positivo con los fines de bajar el calentamiento global del planeta, ya que este fenómeno está causando situaciones catastróficas”.

“Ya se ha definido en las recomendaciones de los expertos que es necesario disminuir los consumos de energía eléctrica producida por fuente térmica. Ahora disponemos de muchos elementos que nos permite hacer un cambio diferente como la iluminación led”, dijo el fiel amigo del medio ambiente. 

//

 

.