Junio 19, 2024 [G]:

Indicadores sostenibles refuerzan el modelo económico y sintonizan con políticas monetarias

el país ha implementado medidas de subsidio selectivo, como la subvención al diésel, la gasolina y los alimentos, que benefician a toda la población y contribuyen a mantener bajo control los precios de los productos básicos. Estas políticas han demostrado ser efectivas para controlar la inflación y garantizar la estabilidad económica a largo plazo.


Jueves 11 de Abril de 2024, 7:00pm






-

Bolivia está demostrando su capacidad para mantener la estabilidad económica y promover el crecimiento sostenible a través de políticas innovadoras y un enfoque integral en la gestión económica. Con una combinación de medidas para regular la demanda, promover la producción interna y fomentar la diversificación económica, el país se posiciona como un ejemplo de éxito en la región, asegurando un futuro próspero para sus ciudadanos.

En el reciente informe sobre el Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente al primer trimestre del año, Bolivia presenta cifras alentadoras que destacan su capacidad para mantener la estabilidad económica en medio de desafíos globales. La variación mensual del IPC de marzo registró un aumento del 0,46% con respecto a febrero, mientras que la variación acumulada hasta marzo alcanzó el 0,74%. Estos números plantean una interrogante: ¿cómo logra el país mantener una inflación tan controlada?

La respuesta a la notable estabilidad económica que Bolivia ha logrado radica en un enfoque integral en la gestión económica, donde se combinan políticas monetarias audaces con medidas innovadoras para regular la demanda y promover la producción interna. En este contexto, el Banco Central de Bolivia (BCB), desempeña un papel fundamental al mantener la estabilidad del poder adquisitivo interno de la moneda, lo que contribuye al desarrollo económico y social del país. En el núcleo de estas estrategias se encuentra un complejo sistema de políticas de ingresos y congelamiento de precios, respaldado por un tipo de cambio fijo y un sólido apoyo al sector productivo a través de diversos programas de créditos y planes de inversión en infraestructura. Estas iniciativas han demostrado ser efectivas para garantizar un entorno económico estable y fomentar un crecimiento sostenible a largo plazo.

Uno de los pilares fundamentales de este enfoque es el fortalecimiento del mercado interno. Bolivia ha priorizado el desarrollo de su propia industria y la promoción de productos nacionales a través de una profunda bolivianización de su economía. Esta estrategia no solo ayuda a controlar el flujo de precios, sino que también impulsa la generación de empleo y el crecimiento sostenible.

Además, el país ha implementado medidas de subsidio selectivo, como la subvención al diésel, la gasolina y los alimentos, que benefician a toda la población y contribuyen a mantener bajo control los precios de los productos básicos. Estas políticas han demostrado ser efectivas para controlar la inflación y garantizar la estabilidad económica a largo plazo.

Otro aspecto clave es el enfoque proactivo en la promoción del crecimiento económico. Bolivia ha adoptado un plan de inversión pública agresivo, especialmente en infraestructura, que beneficia a todos los sectores productivos del país. Además, desde 2021, el país ha iniciado una transición hacia un modelo de desarrollo más diversificado, pasando de ser un exportador primario a iniciar un proceso de industrialización con una política de sustitución de importaciones. Esta transformación no solo impulsará el crecimiento del mercado interno, sino que también abrirá nuevas oportunidades para la exportación de productos manufacturados, generando divisas y fortaleciendo la economía nacional.

Este enfoque estratégico no solo promete inflaciones controladas, sino que también se espera que tenga un impacto positivo en la reducción del desempleo y un crecimiento sostenido del Producto Interno Bruto (PIB). Al transformar la materia prima en productos manufacturados, el país abre las puertas a nuevas oportunidades comerciales y a una mayor diversificación de su economía. Este proceso, además, fortalecerá las Reservas Internacionales Netas, asegurando una mayor solidez financiera y un horizonte económico más prometedor para el futuro de Bolivia.

///

 

.