Febrero 25, 2024

El trastorno bipolar puede ser una de las razones de la violencia doméstica


Jueves 30 de Marzo de 2023, 8:00pm






-

Santa Cruz, 30 de marzo (Buen Vivir Digital).- Uno de los mayores problemas de esta afección es que las personas no diagnosticadas oportunamente pueden llegar a la violencia con su pareja, familia, amigos o entorno, pero no son conscientes de ello o no se acuerdan.

Tal vez conoce o ha experimentado situaciones confusas de pareja, en las que uno de ellos tiene días muy tiernos, románticos y amables, y otros momentos son violentos o depresivos. Esta dicotomía puede afectar las relaciones, no sólo en el hogar, sino también en el entorno laboral y de amistad.

A pesar de los extremos, las personas que padecen trastorno bipolar a menudo no reconocen hasta qué punto su inestabilidad emocional altera su vida y la de sus seres queridos, por tanto, no reciben el tratamiento que necesitan. Por eso es importante el diagnóstico cuando este desequilibrio emocional interfiere con sus relaciones y desempeño, manifiesta Raiza Andrade Tapia, psicóloga terapeuta.

 “La bipolaridad es un diagnóstico que se establece en personas con comportamientos muy cambiantes en cortos períodos de tiempo. Este trastorno afectivo, tiene fases maníacas y depresivas”, expone la psicóloga.

La fase maníaca se caracteriza por el aumento de la autoestima, fuga de ideas, disminución de la necesidad de dormir, facilidad de distracción, impulsividad y falta de límites, pero también la persona es muy productiva, alegre, cariñosa, amable y todo lo que pueda atraer.

Pero sin razón alguna, incluso en el mismo día, tiene una fase depresiva con falta de interés total, pérdida o aumento de peso, alteraciones del sueño, ira, apatía, fatiga, falta de concentración para pensar y pensamientos catastróficos recurrentes, que pueden llegar al suicidio u homicidio.

Andrade señala que las personas que sufren este trastorno no son conscientes de sus actos y no se dan cuenta de los cambios, pueden hasta no recordar, lo que provoca el deterioro de las relaciones sociales y afectivas.

“No es algo mínimo. Es fundamental el diagnóstico realizado por un especialista, desde el abordaje psicológico hasta psiquiátrico, ya que el tratamiento no es solo terapéutico, hace falta la medicación para controlar la parte química del cerebro que está alterada”, reflexiona la psicóloga.

Con tratamiento adecuado, el trastorno bipolar puede ser controlado y la persona vivir en familia de manera casi normal, con ciertos rasgos maníacos tolerables, como cualquier otro individuo.

No obstante, es muy importante saber distinguir cuando cada síntoma está ocurriendo, y que la persona bipolar lo diga... “me siento eufórico, siento que no puedo parar de hacer cosas; duermo menos, tengo rabia”, para poder acudir en ese momento al terapeuta a fin de regular la medicación.

Existen distintos tipos de bipolaridad que se pueden manifestar de distintos modos a lo largo de la vida: trastorno bipolar I, bipolar II, ciclotímico. Generalmente se puede presentar en la adolescencia, en la tercera o cuarta década. A partir de los 65 años, tienden a ser más depresivos.

“El Día Mundial del Trastorno Bipolar se conmemora con el objetivo de generar conciencia sobre este padecimiento y considerarlo oportunamente dentro de los diagnósticos psicológicos. Esta fecha fue establecida cada 30 de marzo, debido a que este día se recuerda el nacimiento de Vincent Van Gogh, quien fue diagnosticado con esta enfermedad mental”.

///

 

.