Febrero 22, 2024

Complejo El Carmen, sabor de primera y oasis alteño


Martes 7 de Marzo de 2023, 4:15pm






-

Don Moisés Pacajes es un boliviano obstinado por el detalle, por marcar diferencia y generar referencia. Soñador, disciplinado y perseverante, como pocos, es el protagonista de la buena gastronomía en la ciudad de El Alto. Impulsor de un novedoso servicio en Villa Adela, allá por 1997, ha construido un sello que se expresa en el complejo El Carmen, donde uno puede disfrutar de sabrosa comida boliviana, en un oasis verde y caluroso.

Hace 26 años, cuando paceños y alteños se dirigían hacia Cota Cota, en el sur de la hoyada, para saborear un plato de chicharrón, Pacajes inauguró la chicharronería El Carmen, en Villa Adela, entonces, un lugar distante por el insuficiente servicio de transporte urbano. Y desde entonces buscó marcar diferencia, para que los comensales se sientan cómodos en El Alto.

“Hemos ido dando al alteño lo mejor de todo lo que hay en el área de gastronomía, calidad, comodidad, nuestros clientes merecen lo mejor”, dice Pacajes.

Así, el Complejo el Carmen es uno de los primeros restaurantes de El Alto que acoge a familias e impresiona, porque Moisés Pacajes estaba seguro de que en esta urbe se podía ofrecer un sitio agradable. Lograr un oasis a casi 4.000 metros sobre el nivel del mar, era el sueño de Moisés, quien “no encontraba un lugar para la recreación y el esparcimiento de la familia alteña”. Empezó con una superficie apenas superior a los 300 metros cuadrado.

“Empezamos con algo pequeñito con mucha vegetación. Me costó mucho mostrar que en la ciudad de El Alto sí se podía tener una vegetación, porque donde nos asentamos era mucho pajonal, mucho polvo, carretera de tierra en Villa Adela”. Moisés recuerda que en la primera etapa su tarea fue compleja por falta de condiciones de comunicación y de servicios básicos.

Ante la oferta de platos a base de carne de cordero (timphu, brazuelo, caldo de cordero), Pacajes propuso el chicharrón cochabambino. Y así empezó su fascinante historia, cuya columna central fue el esparcimiento de la familia, en un restaurante con vegetación y con un excelente menú. “Siempre hemos querido diferenciar frente a lo tradicional”, dice.

Hoy el Complejo Gastronómico El Carmen cuenta con tres ambientes soleados y cálidos; Los Troncos, El Dorado y Las Rocas, además de una sala especialmente para niños, supervisado por una parvularia y un amplio parqueo para sus clientes, sin olvidar de la seguridad. El ambiente tiene más de 100 cámaras de seguridad, al interior y exterior del lugar.

 “El cliente alteño quiere buscar un ambiente adecuado al estado de su ánimo, El Dorado le sirve para hacer pedidas de mano, para una reunión familiar, Los Troncos es algo más alegre y en Las Rocas inclusive puede bailar”, detalla Moisés, quien asegura que los comensales alteños son cada vez más exigentes.

Actualmente el Complejo El Carmen tiene dos restaurantes. El primero es el que fue creado en 1997, en Villa Adela y el otro en la carretera a Viacha, donde está un espacio mucho más grande y que demuestra que en El Alto es posible contar con árboles frutales (manzanas, peras, ciruelos, guinas), plantas ornamentales tropicales y otras especies: sauces, molles, pinos en sus diferentes variedades.

Es uno de los mejores restaurantes referentes de la urbe y reconocidos a nivel regional, departamental y nacional por que aporta al desarrollo económico y social. Los alimentos son pesados. Los alimentos que se ofrece en El Carmen son frescos, seguros y garantizados. Por ejemplo, la carne la adquieren de una empresa certificada.

Para servir, los cocineros preparan comida que debe tener un peso preciso para ofrecer al comensal lo que él espera. “Todos los insumos, en especial la carne, vienen de una empresa certifica, no podemos jugar con los alimentos de nuestros clientes. (…) Los pesos y productos, producto que tenga mayor peso o menor peso se descarta. No obstante, la calidad es muy buena, todo eso se refrigera, para luego seleccionar”, señaló.

La inocuidad, un principio fundamental

El servicio que brinda El Carmen es cálido y educado. Sus trabajadores brindan confianza y un buen trato, además de absoluta higiene. Como anécdota, Moisés dice que cuando ve a alguno de sus trabajadores con el cabello larga, lo manda a la peluquería. “Cada uno de ellos tiene un kit de limpieza”.

Según comenta Pacajes, este restaurante fue uno de los primeros a nivel nacional en mostrar completa higiene, con el uso del barbijo. “Quiero resaltar que en ningún restauran a nivel nacional en ese tiempo usaba barbijos. El 2007 nosotros ya usábamos barbijo, cuidamos mucho la inocuidad alimentaria desde producción hasta la mesa tiene que llegar de forma inocua”, detalló.

Asimismo, su personal cuenta con varios sanitarios de varones y mujeres con su respetivo material de aseo. Los trabajadores deben bañarse antes de ingresar y salir del servicio.

“Nuestros dependientes tienen servicio completo, varones y mujeres, material de limpieza crema dental, jabón líquido, papel higiénico y corta uñas. Tienen que estar bien presentables, si están con cabello largo, les pagamos el corte, para que este bien presentable para trabajar en El Carmen, es un trabajo de calidad higiene y buen servicio”, señaló.

El Carmen, actualmente tiene la siguiente propuesta gastronómica: mixto a la parrilla, churrasco, pollo al limón, planchita y chicharon cochabambino. En la zona Villa Adela a dos cuadras del colegio Jesús de Nazaret y carretera a Viacha al frente de almacenes INTI, ambas sucursales atienden de lunes a lunes desde las 10:00.

///

 

.