Junio 25, 2024 [G]:

Bolivia a la zaga, solo consume IA


Miércoles 15 de Mayo de 2024, 12:30pm






-

15 de mayo (Revista Oxígeno/ Grecia Tórrez)- Bolivia es usuaria, pero no desarrolladora. La Inteligencia Artificial (IA) traspasa las fronteras en el mundo entero aun así ‘se encuentra en pañales’, porque su perspectiva puede llegar a ser infinita. En nuestro país, esta nueva tecnología se hace presente en las pequeñas cosas de la cotidianidad y aún no ha irrumpido en experiencias institucionales del Estado. “Nosotros somos más usuarios que desarrolladores como tal, no es que no se pueda en Bolivia, pero se necesita mucha investigación, mucha capacidad de procesamiento e información”, explica Rolando Sahonero, director de Fundación para la Producción (FUNDA-PRÓ).

De acuerdo con el Índice Latinoamericano de Inteligencia Artificial, Bolivia se ubica en el último lugar en la preparación y desarrollo de la Inteligencia Artificial (AI) en América Latina. El trabajo fue realizado por IA Cenia, con el apoyo del BID, el banco de desarrollo de América Latina (CAF), la OEA y otras empresas líderes en este sector.  El ranking lo encabeza Chile, con un puntaje de 72,67 sobre 100, seguido de Brasil (65,31), Uruguay (54,99), Argentina (54,76), México (48,55), Colombia (47,62), Perú (45,55), Costa Rica (33,41), Panamá (24,66), Ecuador (22,17), Paraguay (18,82) y Bolivia (15,10).

“Los resultados del ILIA muestran que la realidad de la IA en América Latina es tan diversa como los paisajes que visten el continente”, señaló el director de Vinculación del Centro Nacional de Inteligencia Artificial (Cenia) de Chile, Rodrigo Durán, en la presentación del documento.

El potencial de la IA es equivalente al de otras revoluciones tecnológicas del pasado, con aplicaciones que abarcan desde lo más cotidiano a lo más revolucionario, desde la música que escuchamos hasta el descubrimiento de fármacos o planetas a eones de distancia, dice un estudio internacional llamado Percepción Social de la IA.

Estados Unidos, China, Reino Unido, Canadá y Corea del Sur son los cinco países posicionados en el Índice Global de IA debido a la fuerte inversión y estímulo para el desarrollo de la Inteligencia Artificial. Además, en cada uno de esos países hay una sólida infraestructura tecnológica. Sahonero precisa que esto es resultado de las políticas de grandes empresas en el área de la informática.

Según el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España, la inteligencia artificial (IA) es un campo de la informática que se enfoca en crear sistemas que realizan tareas que normalmente requieren inteligencia humana, como el aprendizaje, el razonamiento y la percepción. Estos sistemas pueden percibir su entorno, razonar sobre el conocimiento, procesar la información derivada de los datos y tomar decisiones para lograr un objetivo.

LA INFORMALIDAD

¿Y lo que ocurre en los grandes países se puede repetir en Bolivia? A priori, la respuesta es que el escenario para el desarrollo de la IA es amplio y complejo. Uno de los datos más importantes es que en Bolivia el 80% de empleos son informales y apenas el 20% es formal. Ese es el primer obstáculo para la penetración de esta nueva tecnología en el país.

 “El mercado laboral boliviano se desarrolla en un ambiente de alta informalidad, tenemos datos alarmantes provenientes de organismos internacionales que hablan de que Bolivia tendría alrededor del 80% de informalidad en sus empleos. Esa ya es una limitación para adaptarnos a estos nuevos avances que se dan”, menciona Diego Urioste, coordinador del Observatorio Nacional del Trabajo (ONT).

Si bien el porcentaje de empleados formales es reducido, la cantidad de ciudadanos que utilizan la inteligencia artificial a través de plataformas digitales y programas se incrementa, sobre todo en las nuevas generaciones. Chat GPT, Génesis y otras aplicaciones se hacen virales.

 “Hace algunos meses recibimos una crítica a nivel mundial, porque en Bolivia, jueces bolivianos habían tratado de utilizar inteligencia artificial para un fallo, no necesariamente han fallado de acuerdo a lo que les dijo la inteligencia artificial, pero sí hicieron alguna consulta a estos chatbots.No estamos muy bien posicionados, pero eso no significa que no estamos utilizando inteligencia artificial”, comentó Luis Fernando Zegarra, especialista en redes sociales.

LA IA Y EL EMPLEO

Ya surgen las preguntas: ¿Podrá la IA reemplazar a alguien en un empleo específico? Según Urioste, esta nueva tecnología tiene dos caras que hay que entender, comprender y dominar.

Lo primero que se debe considerar “es que la IA es una herramienta y afecta en la medida que pueda ser incluida en las actividades laborales, en su utilización y aprovechamiento. Entonces puede ser un plus y una ventaja”, dice Urioste.

Empleos como ingeniería informática, diseño gráfico y otros, se enfrentan a un nuevo ordenamiento por los cambios que trae la IA. “Los que podrían quedarse sin trabajo son los ingenieros informáticos porque la IA te ayuda a hacer desarrollo de software y no necesitas de una persona que te permita hacer esto. Con la IA se automatizan los procesos, pero en general, estará centrada en profesiones que necesiten de un contacto cercano con la persona, podríamos hablar también de diseño gráfico. Hoy, la IA, con un relato que le hagas, te puede hacer una publicidad, de manera inmediata, más económica y menos complicada”. Explica Zegarra.

“Bolivia todavía tiene un proceso lento de adopción de las nuevas tecnologías por muchos factores, y ese escenario se potencia con la coyuntura de nuestra economía. Sin embargo, es muy temprano para entender el efecto y el impacto que tendrán estas nuevas tecnologías en el ámbito laboral a nivel mundial, por lo tanto, también nacional”, añade  Sahonero.

Tras un mapeo en el ecosistema de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), Funda-pro dice que hay pocas empresas de base tecnológica que desarrollan las telecomunicaciones, pero con el tiempo, muy en el futuro, la herramienta (IA) tomará protagonismo en el ámbito informático para fortalecer a pequeñas y grandes empresas, universidades, colegios, sin generar desempleo, sino más bien proponer nuevos conocimientos.

En otras palabras, el desarrollo de la Inteligencia Artificial depende de los cambios económicos, porque la adecuación tecnológica implica conocimientos y un costo que puede ser privativo, según Urioste.  “Hay que pensar qué clase de empleo es el informal en Bolivia, cómo se va a beneficiar la Inteligencia Artificial o no la caserita de la esquina, no lo sé, habría que ver si puede manejar la tecnología de una manera que le sirva”, añade.

LA EDUCACIÓN

Para Urioste, Zegarra y Sahonero, es importante impulsar la transformación de en la educación universitaria, escolar y profesional, porque Bolivia debe prepararse para enfrentar una era tecnológica, educando a las presentes y las nuevas generaciones. 

“Necesitamos estas herramientas, tiene que haber una campaña, no sé si del Gobierno o de la sociedad en su conjunto, por los diferentes estamentos: ámbito público y privado, para difundir la información y el conocimiento”, añade Sahonero. 

En otras palabras, el reto es la transformación de la educación para el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA), desde lo más básico. “Hay varios elementos de fondo, hay especialistas que plantean que la lógica matemática, debe ser reforzada desde básico para luego poder acceder a este tipo de herramienta. La inteligencia artificial acorta las distancias y los tiempos, pero si no tienes una formación sólida, desde lo más básico, probablemente estas herramientas no sean tan útiles”, comenta Sahonero.

El pasado 5 de marzo de 2024, la plataforma de Facebook e Instagram tuvieron una masiva caída a nivel mundial, provocando una pérdida de hasta 500 millones de dólares en el sector productivo que utiliza tecnologías de información y comunicación.

Según el especialista en redes sociales, Luis Fernando Zegarra, los ciudadanos deben mejorar sus conocimientos y especializarse en gestión de continuidad del negocio o seguridad de la información con la experiencia en la caída de grandes plataformas, como las de Facebook e Instagram.

 “Porque si bien la máquina va a resolver tus problemas, hay un momento donde puedes tener una caída de los servidores, puedes sufrir un ataque de denegación de servicios, y esas son cuestiones muy relacionadas con la seguridad informática. Entonces, la seguridad de la información puede ser una de las profesiones que podrían estar a vanguardia”, recomienda.

La oportunidad de aprender

La IA más que frenar o facilitar, abre nuevas oportunidades para la utilización de la tecnología y el traspaso del conocimiento y para que esto ocurra debe haber procesos de educación continua para diferentes sectores de la economía, no solo en la industria, sino en los servicios para la población.

 “Las nuevas oportunidades se abren para el sector que pueda aprovechar la herramienta. Hoy estamos ante la ciencia de datos a partir de estas nuevas tecnologías, ya hay gente que puede vender sus servicios profesionales, hay ingenieros de prompts que saben cómo comunicarse con Inteligencia artificial para obtener resultados útiles para el trabajo, la industria, la empresa y el emprendimiento”, comenta Diego Urioste, coordinadora del ONT.

Esta nueva tecnología aún continúa en desarrollo a nivel mundial, “se encuentra en pañales”, como diría Urioste. Entonces, Bolivia requiere de personal con un alto grado de especialización para explotar, en el futuro, los beneficios de la Inteligencia Artificial en todos los sectores productivos del país.

No hay que satanizar a la IA

Es un hecho de que algunos programas con Inteligencia Artificial ya se encuentran en el territorio boliviano, desde Chat GPT o el mismo TikTok que usa algoritmos a partir de la IA. Sin embargo, los rumores de que “las máquinas van a controlar el mundo y suplantar la humanidad” están muy lejos de hacerse realidad.

 “La tecnología se ha creado para automatizar procesos, para acortar tiempo y para mejorar servicios; no hay que satanizar ninguna área”, dice Zegarra y agrega que el manejo adecuado y la responsabilidad en la utilización de esta herramienta son determinantes, porque la IA puede ofrecer datos correctos, así como incorrectos. El uso de esta herramienta debe ser correlacional.

 “Es perjudicial cuando tú decides deliberadamente tomarla en cuenta sin tener un criterio formado, sin hacer un análisis o una analogía de lo que te está diciendo, el Chat GPT puede darte resultados falsos, entonces ahí va a depender mucho del educador para hacer búsquedas significativas”, dice Zegarra.

La IA plantea una nueva forma de sobrellevar el futuro, siempre bajo un cuestionamiento amplio. Depende de cada ciudadano dirigirse a la sana crítica para tomar decisiones, porque al final la IA es o será solo una “herramienta”, no la última palabra.

.