Abril 16, 2024 [G]:

Alexei Navalny, el luhador opositor que más cuestionó a Putin


Domingo 18 de Febrero de 2024, 10:30am






-

Alexei Navalny había hecho de la expulsión de Vladimir Putin del Kremlin la misión de su vida. Su campaña fue inútil, aunque estuvo más cerca de su objetivo que muchos otros. Ahora, el líder de la oposición ha muerto.

Alexei Navalny no era sólo un nuevo tipo de líder de la oposición, capaz de movilizar sobre todo a los jóvenes rusos. A sus 47 años, lideró durante años una campaña de visos bíblicos contra el autocrático presidente de Rusia,  Vladimir Putin , al que responsabilizaba de la corrupción masiva en el país. Fue una lucha desigual. Navalny tenía pocas posibilidades de ganar, pero logró más logros que cualquier otra figura de la oposición rusa. Así golpeó a Putin cada vez con más dureza, a veces con sus revelaciones, a veces con el llamado "voto inteligente", y con protestas callejeras.

El año 2020 marcó un dramático punto de inflexión en el destino de Navalny. Fue envenenado con el agente nervioso Novichok en Rusia, sobrevivió gracias a un tratamiento en Alemania y acusó al servicio de inteligencia FSB y al propio Putin de querer asesinarlo. Su decisión de regresar a Rusia a pesar del peligro que corría su vida lo convirtió en el líder indiscutible de la oposición y en el contrincante número uno de Putin. La condena , criticada internacionalmente, y el encarcelamiento en condiciones especialmente duras llevaron a algunos a declarar a Navalny el "Nelson Mandela ruso". Sin embargo, parecía más un caballero de un cuento de hadas: intrépido y dispuesto a sacrificarse.

Nacido cerca de Moscú en 1976, Navalny era hijo de un oficial del ejército soviético y de una empresaria. Estudió Derecho en la Universidad Estatal de Moscú y obtuvo un posgrado en Finanzas y Valores. Pasados ​​los 20, Navalny se involucró políticamente en el partido liberal de izquierda "Yabloko", pero fue expulsado en 2007 por su conflicto con la dirección del partido, así como también por sus opiniones nacionalistas. Por aquel entonces, se unió al movimiento nacionalista de derecha "El Pueblo" y participó en las "Marchas Rusas", punto de encuentro de fuerzas nacionalistas.

Después de su paso por las fuerzas de derecha, su postura fue ambigua durante mucho tiempo, y luego tendió a inclinarse más bien hacia la izquierda con sus promesas de gastar más dinero en salarios mínimos, sanidad y educación.

Pero la verdadera pasión de Navalny era la lucha contra la corrupción, un tema que, según las encuestas, preocupa especialmente a los rusos. Se hizo un nombre como bloguero y al principio llegó a cientos de millas, más tarde a millones, con sus revelaciones. Fue una pionera laboral que Navalny perfeccionó con su "Fundación contra la Corrupción" (FBK). FBK se convirtió cada vez más en una empresa mediática que producía elaborados documentales sobre las maquinas de la élite. Su película "Palacio para Putin", sobre una mansión supuestamente construida para el presidente en el mar Negro, se considera su mejor logro. El video fue visto más de 100 millones de veces en YouTube en menos de dos semanas.

Talento político sin acceso a la política

Navalny era un político moderno y utilizaba hábilmente los nuevos medios de comunicación. El énfasis en las redes sociales nació de la necesidad, porque, como político de oposición, Navalny no tenía acceso a los medios de comunicación tradicionales; sus únicas opciones eran la calle y YouTube, que ven sobre todo los más jóvenes.

Su talento político saltó a la vista de muchos por primera vez en el invierno de 2011/2012, cuando se produjeron protestas masivas en Moscú a favor de elecciones libres y contra el regreso de Putin al Kremlin. Fue Navalny quien tachó a Rusia Unida de "partido de sinvergüenzas y ladrones". La expresión tocó una fibra sensible en un momento en que el partido del Kremlin había perdido gran parte de su apoyo.

El camino legal de Navalny hacia la política continuó bloqueado. Su participación en las elecciones a la alcaldía de Moscú en 2013, en las que el opositor obtuvo casi un tercio de los votos y salió segundo, quedó como una excepción. El Kremlin lo vio como un peligro e hizo todo lo posible para mantenerse alejado de la política. Numerosos y controvertidos procesos por delitos económicos también le impidieron presentarse a las elecciones presidenciales de 2018. Sin embargo, Navalny aprovechó hábilmente la oportunidad para organizar a sus seguidores en todo el país. Había nacido una "Navalny roja".

Un punto fuerte que se convirtió en una debilidad.

Lo que diferenciaba a Navalny de otras figuras de la oposición era su humor sutil. Cuando publicó un mensaje en Instagram por primera vez tras su envenenamiento , escribió: "Hola, soy Navalny. Los eché de menos. Todavía puedo hacer muy poco, pero ayer pude respirar por mí mismo todo el día... Un proceso maravilloso infravalorado por muchos". bromeaba en sus videos, pero también en la sala del tribunal. Navalny se dio cuenta muy pronto de que una pizca de ironía es la mejor forma de interesar a los jóvenes en las cuestiones políticas, en lugar de un análisis árido.

Sin embargo, al ser los jóvenes su grupo objetivo más importante, Navalny se desmarcó de la mayoría de sus compatriotas. Navalny era y seguía siendo el favorito de la joven clase media urbana, una minoría. Apenas pudo llegar a la población más amplia y, sobre todo, de más edad, lo que también se debió a la propaganda estatal que lo presentaba como un criminal y una marioneta de Occidente.

La muerte de Navalny marca un nuevo capítulo en la historia de Rusia. La oposición ha perdido a su figura más fuerte. Su experiencia ha demostrado que es posible enfrentarse al Kremlin, incluso desde la cárcel. Pero el destino de Mandela, que se convirtió en presidente de Sudáfrica tras su liberación, le fue negado a Navalny.

///

 

.