Mayo 28, 2024 [G]:

El cáncer y los análisis en Bolivia


Viernes 23 de Febrero de 2024, 5:30pm






-

Estamos en febrero, mes elegido por la Organización Panamericana de Salud (OPS) para visibilizar el cáncer; un problema de salud creciente en todos los países del mundo, y que en nuestra región es la segunda causa de muerte, después de las enfermedades cardiovasculares. La OPS marcó dos fechas en este mes para visibilizar la enfermedad: el 4 de febrero, como el Día mundial contra el Cáncer y el 16, como Día Internacional contra el Cáncer Infantil.

Este año, la lucha contra el cáncer se conmemora con el lema “Por unos cuidados más justos”, una causa a la que nos sumamos muchos de los prestadores de servicios para enfrentar esta enfermedad. Somos hombres y mujeres que invertimos en tecnología de punta, convencidos de que el cáncer puede prevenirse y controlarse, sobre todo, a través de su detección temprana.

Una de esas inversiones gira en torno al citómetro de flujo, un equipo de alta tecnología que cuenta con un método de laboratorio que se utiliza en la investigación básica y para el diagnóstico, y tratamiento de enfermedades como el cáncer. Debido a sus niveles de precisión, la información que genera es muy valiosa para la detección y el tratamiento (quimioterapias, inmunoterapias, etcétera) que se vaya aplicar al paciente con cáncer.

En un concepto amplio, en una muestra de sangre, médula ósea u otro tejido, el citómetro de flujo determina el número de células, el porcentaje de las que están vivas y sus características (tamaño, forma). Sin embargo, la capacidad de este equipo es tan alta y compleja que permite identificar marcadores tumorales, como antígenos, en la superficie celular. 

¿Cómo se realiza un estudio con el citómetro de flujo? Se tiñe las células con un tinte sensible a la luz, se las introduce en un líquido y luego se la pasa, una a una, por un haz de luz. Las mediciones se basan en la manera en que las células teñidas responden a la luz.  Para que el examen del citómetro esté completo, cada tipo de prueba tiene un grupo de marcadores que los protocolos de EuroFlow marcan como mínimos. Si no se aplica el protocolo EuroFlow, usualmente, existen dudas razonables respecto a si las conclusiones del estudio son correctas.

QUÉ ES EUROFLOW

Los protocolos indican de forma rigurosa, que el estudio en citometría de flujo debe correr máximo 12 horas después de tomada la muestra. Un análisis después de ese lapso de tiempo puede llevar a resultados erróneos, que terminan siendo inútiles y un gasto insulso del dinero invertido en la prueba.

Para analizar las pruebas de manera completa, y en el tiempo establecido, se requiere de una logística que demanda inversión. Por ejemplo, traer muestras desde Pando hasta Cochabamba, implica un operativo que contempla el traslado de la toma vía aérea. Es una carrera contra el tiempo.

La citometría de flujo no es un examen de laboratorio que deje alta rentabilidad a un laboratorio clínico por su alto costo, por eso es un servicio tan limitado en Bolivia, pero la población debe recibir información sobre cómo funciona y qué tipo de resultados arroja y es preciso que los laboratorios que tienen responsabilidad social empresarial, pongan a disposición de la población esta tecnología tan necesaria. Aprovechemos febrero para dar esa información. No es publicidad. Acompañamos el slogan de la OPS en este mes dedicado a lucha contra el cáncer: “Por unos cuidados más justos”.

//

.