Junio 16, 2024 [G]:

¿Por qué a Tesla Motors no le interesaría una planta de baterías de litio en Bolivia?

En cuanto a las otras cinco empresas extranjeras interesadas en llegar a un acuerdo con Bolivia, sólo puedo dar algo de crédito a la japonesa - que supongo que es Sumitomo, aunque con una salvedad: que es más conocida como un productor de material catódico antes que como un fabricante de baterías de iones de litio.


Martes 15 de Noviembre de 2016, 9:00am






-

El gerente nacional de recursos evaporíticos de la COMIBOL está lleno de sorpresas (o tal vez confusiones). Fue encontrado en las últimas horas primero diciendo a La Razón que nada más ni nada menos que Tesla Motors había expresado su interés en la construcción de una planta de baterías de litio en Bolivia, para luego agregar: "Es una asociación con una empresa canadiense, la planta es norteamericana.  Es para los vehículos Tesla, pero acá está interesado para hacer una planta de baterías para esos vehículos".

Por último, informó que cinco empresas extranjeras, dos de Rusia, dos de Australia y una de Japón, también están interesadas ​​en la instalación de la planta.

En lo que sigue, trataré de desentrañar estas curiosas piezas de información. Permítanme comenzar señalando que dudo mucho de que Tesla Motors esté interesada en la construcción de una planta de baterías de litio en Bolivia en el corto plazo. ¿Por qué? Se me ocurren dos razones.

Una, Elon Musk, Gerente General de Tesla ya ha expresado que el litio en una batería de iones de litio es (sólo) "como la sal de la ensalada". Por otra parte, para él, "el litio en forma de sal está prácticamente en todas partes ... definitivamente no hay problemas de suministro con el litio." Aquí me he preguntado: ¿Está Musk restando importancia al litio por motivos estratégicos? Lo más probable es que así sea, ya que en otro caso estaría perdiendo el punto crucial de la discusión, a saber, que no importa lo poco de litio que se requiere en una batería de iones de litio, simplemente no podrían haber tales sistemas avanzados de almacenamiento de energía sin litio. Sin embargo, incluso en el mejor escenario posible para Bolivia, Musk podría estar interesado en invertir en litio, pero no en baterías de iones de litio. Y esto nos lleva directamente a la segunda razón por la cual Tesla podría no estar interesada en la construcción de una planta de baterías de litio en este país.

Dos, la inversión en una planta de baterías de litio casi podría significar también invertir en una planta de fabricación de vehículos eléctricos, dado el hecho de que la mayoría de las baterías de litio son susceptibles de ser utilizadas en este tipo de medios de transporte en los próximos años. Esto va en línea con los planes de Musk de construir gigaplantas de baterías de litio en China y en Europa. Así pues, siguiendo su razonamiento, simplemente no tendría ningún sentido fabricar baterías de litio y vehículos eléctricos en Bolivia debido a que ni este país ni siquiera América del Sur se verían hoy en día como mercados atractivos o potenciales para vehículos eléctricos en el futuro próximo.

Pero no me malinterpreten. No estoy diciendo aquí que Bolivia y otros países productores de litio están condenados a acabar sus vidas produciendo y exportando litio solamente. Sólo estoy argumentando que el próximo mayor productor de baterías de litio del mundo podría no estar interesado en la actualidad en llegar a algún tipo de acuerdo con el gobierno de Bolivia para construir una planta de baterías de litio en este país. Por supuesto, esto no excluye otras posibilidades para Bolivia y otros países productores de litio.

Esto ahora dirige nuestra atención hacia la compañía canadiense de la que el gerente nacional de recursos evaporíticos estaba hablando. Mi presunción es que él se refería a Electrovaya, una empresa de baterías canadiense que recientemente ha sido noticia por firmar un contrato "para suministrar baterías de iones de litio para vehículos eléctricos a un fabricante de equipos originales, su segundo acuerdo de este tipo con una compañía que cotiza en la Bolsa de Nueva York y que forma parte de las primeras 1.000 empresas del mundo, según la Revista Fortune”.

Sin embargo, parece estar confundido en cuanto a la posibilidad de que Electrovaya pudiera producir cualquier tipo de baterías de litio para Tesla Motors. Por cierto, probablemente no está informado de que  Electrovaya se está viendo actualmente como un contendiente principal de Tesla. Por lo tanto, esto sólo refleja su absoluta falta de conocimiento tanto del mercado de las baterías de litio como del mercado de vehículos eléctricos.

No obstante, si Electrovaya fuera de hecho la empresa de la que el gerente de Evaporíticos de Bolivia está hablando, luego este país podría tener una oportunidad interesante a la mano para industrializar su litio, dado el tamaño razonable de Electrovaya en relación con los mercados de Bolivia y de América del Sur y sus supuestas ventajas tecnológicas en comparación con Tesla.

En cuanto a las otras cinco empresas extranjeras interesadas en llegar a un acuerdo con Bolivia, sólo puedo dar algo de crédito a la japonesa - que supongo que es Sumitomo, una empresa que ya opera en Bolivia desde hace más de una década para extraer concentrados de plomo, zinc  y plata de la mina San Cristóbal en la región sudoeste del país - aunque con una salvedad: que es más conocida como un productor de material catódico antes que como un fabricante de baterías de iones de litio.

A este respecto, es probable que dicha autoridad esté probablemente tratando de distraer a la opinión pública respecto de los verdaderos problemas para ocultar su negligencia en el desempeño de sus funciones. Y aquí es necesario recordar a todos que el diseño de la planta industrial de carbonato de litio tiene un retraso considerable.

Como es bien sabido, en agosto de 2015, Bolivia firmó un contrato de 10 meses con la firma alemana K-UTEC para este fin. En un artículo publicado en Erbol en enero de 2016, había advertido que dados "los magros resultados en la fase piloto de siete años de duración", esta empresa especializada "de hecho podría verse forzada a empezar de cero para llegar al proceso adecuado a ser escalado para la fase industrial del proyecto".

No hace falta decir que estaba en lo correcto. En marzo de este año, empecé a oír que los alemanes no estaban muy contentos con el proceso de Comibol y que iban a tratar de hacer algo diferente, lo que tomaría tiempo. Esto fue confirmado más tarde por Myles McCormick en un artículo publicado por la prestigiosa revista londinense Industrial Minerales y reproducida en mi blog en el sitio web EVWorld.com, citando decir a Heiner Marx, gerente general de K-UTEC, que el retraso estaba justificado bajo el argumento de que necesitaban "un poco más de tiempo para desarrollar un proceso altamente eficiente y sostenible "y que "dentro del proceso", pretendían "utilizar todos los componentes valiosos disueltos en la salmuera, y no sólo uno de ellos".

Hasta este punto, sin embargo, no tenemos ninguna evidencia acerca de si K-UTEC en realidad cumplió  su nueva promesa de entregar el diseño del proyecto en septiembre de este año y no hay forma de saber si va a completar las obras de ingeniería básica para marzo de 2017.

Mientras tanto, a partir de 2014 la demanda de vehículos completamente eléctricos, híbridos enchufables y autobuses eléctricos se ha disparado, dando lugar a niveles sin precedentes de la demanda de baterías de iones de litio para vehículos eléctricos y de litio para este nuevo uso dominante, en el marco de una oferta más bien restringida del metal más liviano de la tierra. Como resultado, los precios del litio se han triplicado a finales del año pasado manteniéndose hasta ahora en esos niveles. En estas circunstancias, los fabricantes de vehículos eléctricos han intensificado su búsqueda de alternativas a las baterías de iones de litio y/o han empezado a considerar la introducción de la recarga inalámbrica o incluso la recarga no enchufable para reducir la capacidad de energía de sus baterías de iones de litio.

En particular, se ha encontrado que el carro híbrido en serie no enchufable denominado E-Power de Nissan podría no solamente disminuir significativamente la demanda de baterías de iones de litio y litio, sino también aplazar el logro de los objetivos de emisiones cero reales en diferentes partes del planeta.

Puedo entonces sólo preguntarme si el gerente nacional de recursos evaporíticos en Bolivia se da cuenta de cuánto daño económico, social y ambiental han producido/están produciendo estos retrasos al país y al mundo.

 

*  Versión en español del artículo “Why Tesla Motors Would not Be Interested in Building a Lithium Battery Plant in Bolivia”, publicado el 14 de noviembre de 2016 en el sitio bursátil Seeking Alpha (Véase: http://seekingalpha.com/article/4023123-tesla-motors-interested-building-lithium-battery-plant-bolivia?v=1479161571&commenter=1&comments=show).

 

** Analista de la Economía del Litio.   

 

.